.

sábado, diciembre 10, 2005

Las Elecciones y el continuismo de la ideología burguesa

He debido escribir este artículo para responder a una contingencia en mí país (Chile), en donde un proceso eleccionario abre nuevamente un ciclo de esperanzas, ilusiones, promesas, vítores y saludos a la bandera, mientras en el ámbito sociológico, se realizan miles de análisis acerca del tema, pero viendo el fenómeno con un hecho legitimado y circunscrito a todas las clases sociales desde una misma perspectiva (la objetividad descabellada) sin contemplar que éste proceso político que comienza es un paso hacia el fin.

La política de la burguesía y las elecciones: la representación como mecanismo de circularidad

Desde los comienzos de la política burguesa liberal, que inicia el proceso eleccionario como revolución democrática en el contexto histórico de la revolución burguesa, la representación a jugado un rol permanente en la configuración social del espectro político de las naciones a nivel occidental.

La introducción de estos valores burgueses es una demostración de las cualidades que comenzarían a apropiarse del ámbito político a nivel mundial. Pero como dice Lenin, "si no es para mofarse del sentido común y de la historia, claro está que no puede hablarse de ‘democracia pura’ mientras existan diferentes clases, y sólo puede hablarse de democracia de clase. La ‘democracia pura’ es un embuste deliberal que embauca a los obreros. La historia conoce la democracia burguesa,que reemplaza al feudalismo, y la democracia proletaria, que sustituye a la burguesa”.

La democracia burguesa se autocatalogó como la forma más viable de gobierno, donde el gobierno era del pueblo (demos cracia), donde la tipología de gobierno, que ha caracterizado la historia de la política burguesa, a puesto su enfásis en su perfección a la hora de organizar y representar a un país. Lo que no se ha mencionado claro está son deformaciones del concepto ideal de democracia, y las mismas atenuantes históricas que han conllevado a sus más crudas expresiones y al engaño colectivo del mito de la representación basada en el prototipo mágico del "bien común".

Digamos claramente, y con todas sus letras, que el bien común no existe ¿cómo es eso? Hace siglo se ha pretendido inculcar a los pueblos de que los ricos harán lo mejor para todos, para los trabajadores, para la nación, etc., bajo esta idea, tratando de seducir a los trabajadores con promesas de reivindicación y de satisfacer sus necesidades básicas, de mejorar los sueldos, de dar mayores oportunidades, hasta de prometerles resolver las inequidades y asegurarles un puesto de trabajo seguro, como en nuestro tiempos, adecuando el discurso al contexto histórico. Pero lo que trasluce y queda como verdadera reflexión crítica e histórica es realmente si las necesidades de los trabajadores y excluidos se han solucionado... bueno, claro que no por algo siguen siendo excluidos y marginados, y los trabajadores aún reciben miserias por su fuerza de trabajo.

Más allá de ello, encontramos el círculo que da aliciente a que esta sea una reproducción continua en el tiempo, y éste es un problema que se da en un nivel ideológico, y hace referencia al marco jurídico-político en que se legitiman procesos de esta envergadura. en donde se afirma la forma de elección de nuestros representantes, los cuales constitucionalmente son legitimados a través, no tan sólo del voto, sino que de la misma inscripción en los registros electorales, ya que esto ratifica la forma de elegir a los representantes y de confirmar por completo el proceso, siendo a mi entender el voto nulo una expresión de irrepresentabilidad frente a los candidatos, y en mejor caso, a la política de clase que cada uno expresa. Pero es la confirmación del proceso, la legitimidad del sistema, está en la inscripción: sin inscritos no hay votantes y no hay legitimidad para quienes representan intereses que adulan a la burguesía y no se encuentran al servicio de los trabajadores.

Cuando se inscribe en el registro lectoral, cuando vas votar, cuando votas por un candidato, consumaste el proceso de circularidad ideológica ¿Por qué? porque en estos mementos no existe partido o política de clases en la representación electoral que se encuentra dispuesta a hacer historia desde la política de la clase trabajadora, sino que encontramos la formulación de principios que pretenden reformar la historia y continuar la historia, siempre en pos de la consecución de intereses de la pequeña y gran burguesía de éste país.

Los irrepresentables para la burguesía: las promesas y los discursos

¿Cómo el rico representa al pobre? ¿Cómo el patrón representa la obrero? por favor, la ridiculez tiene nombre y cita en programas televisivos de la talla de Morandé con Compañía, pero en política hace falta hacer un análisis profundo de la discusión política nacional: desempleo y inequidad.

Sinos damos cuenta, ambos son problemas categorizables económicamente y no son subsanables a través de su soslayo y cosmetiquismo político en temas como igualdad de derechos, de oportunidades, etc., ya que toda esta gama de sentencias aducen al primero: la inequidad entre ricos y pobre, entre patrones y obreros.

Luego de asistir a un coloquium de discusión acerca de la equidad social en Chile, en donde Guillermo Vázquez, senador de la república y miembro del partido radical presentó una ponencia con referencia al tema, en la Carrera de Sociología de la UFRO, me han quedado claro algunas de las limitantes de la intervención del "hacer política", y más claro aún, las características de la política burguesa en nuestro país. Ya que la insistencia en la toma de medidas con respecto a la inequidad en nuestro país, que se basa en una inequidad en la distribución de la riqueza, territorial y en la concentración de la riqueza, se basa en el ocultamiento de las verdaderas medidas que posibilitarían la reducción de la inequidad en Chile, y una manifestación absoluta en el discurso de las limitantes de maniobrabilidad con que cuenta el poder político burgués frente a los intereses económicos burguesas ¿Por qué? Porque ambos están relacionados, amos rerpesentan lo mismo, ambos son compelmentarios en niveles distintos de la organización social. No existe por lo tanto la muestra más clara de reformular la sociedad tal como está estructurada u organizada, sino que se pretende alentar las promesas de cambio, transformación, etc., culpabilizando al estado, a su organización, a distribución de recursos, sin inculpar y desmantelar el modelo económico.
Los intereses pesan demasiado en esto, y cuando los programas de gobiernos tratan de sumar "sectores" es cuando las contradicciones discursivas de clases se hacen latentes, entregando como resultado un programa anómalo y hasta incluso patológico. estos fenómenos son los que muestran la crisis esquizofrénica de los partidos políticos en nuestro país, en donde la vinculación discursiva se ha realizado a costa de la propia consistencia lógica de los interes burgueses, los cuales obviamente no serán reformulados en la práctica, sólo a través de una gran presión social que les oblige a contrariarse para mantenerse detentando el poder. El descubrimiento de lacras sociales que buscan sujetarse a los círculos de poder político con el único fin del poder por poder, por el bien de las clases burguesas abre la disputa entre el neoliberalismo, sus implicancias y características de avanzada para las clases patronales.
Luego, estas lacras parásitarias reconocen el poder fáctico del mercado, y formulan sus limitantes de intervención dando un paso al costado de los intereses de clases burgueses, pero ¿Cómo se realizan tantas promesas? ¿Cómo emanan tantas mentiras? ¿Cómo es posible el fraude de las elecciones?
Desde esta perpectiva los irrepresentables son quienes no son llamados a tener cita en esta elección a impulsar sus intereses de clases, quienes quedarán ahogados en el mar de TLCs y tratados empresariales, quienes son la fuerza de trabajo de éste país, y quienes permanecen en la miseria mientras la toma del poder no se cruza por sus mentes.

1 Comentarios:

Blogger ZERATUL dijo...

Me pareció interesante tu comentario al respecto de las elecciones. Sin entrar a evaluar, o mejor dicho, valorar tus ideas in extenso, la estructuración que entregas no sólo en este sino que en la generalidad de tus artículos es realmente digna de ser leída, como un punto de vista más en la sociedad, como un complemento más para poder armar, sin sesgos ni exclusiones, "la verdad" a la cual uno puede tener, en la medida de lo posible, acceso.
Es obvio que dado mi poco expertise y conocimiento de las publicaciones académicas y manifiestos ideológicos, sólo puedo entregar visiones en base a mi experiencia, limitado conocimiento psico-social teórico, CASI opinólogo; pero creo que, sin ánimos ególatras, tengo algo que decir y compartir con los demás: otra visión más. Bye

11 diciembre, 2005 01:53  

Publicar un comentario

Enlace inverso (trackback):

Crear un vínculo

<< Home