.

martes, junio 20, 2006

Ahora lo del Congreso educacional: esbozos de propuesta IX región

Luego de expresada la posición de la UFRO con respecto a la ley LOCE y las implicancias mismas de su derogación, el siguiente paso a dar es el de comenzar a coordinar y generar los nexos necesarios para la conformación del congreso regional de la educación, esto con miras a la propuesta realizada en el Confech que concernía al congreso nacional educacional.

La lucha en este sentido, que involucró una discusión álgida con respecto a los límites del derecho burgués en cuanto reformulación o derogación de la LOCE, ha dado como fruto una posición bastante a la izquierda de parte del conjunto de los estudiantes de la UFRO, y la vez ha abierto un lugar de cuestionamiento a los métodos reaccionarios y reformistas que se presentan como las soluciones al “conflicto secundario”. Esto, en concreto, se refiere a la posición que se fijó tanto a los métodos que el FPMR impulsó (plebiscito), como las negociaciones del Jota y PC con el gobierno, como las artimañas concertacionistas por poner una “represa de contención política” con su consejo asesor de la educación.

Lo importante es que en éstas movilizaciones se obtienen múltiple experiencias, en donde tanto la configuración actual del escenario y la forma de organizarse hablan de dos de los nuevos elementos a considerar. La experiencia práctica se refiere a la forma gremial en que las movilizaciones pueden llegar a plantearse con el fin de obtener masividad, pero que a la vez juega “un arma de doble filo” y un rol tanto de contención, como de profundización política; es decir es muestra tanto de inestabilidad o heterogeneidad política al interior del movimiento, como de una politización de “cuadros” al interior de la juventud secundaria.

Con respecto al congreso
En un momento se dijo que esta propuesta era un “esqueleto”, y claro que es así; en su momento se le criticó que era una propuesta vacía, y eso nunca fue así: aclaramos con todas sus letras que los congresos son dinámicos, que los congresos involucran grupos heterogéneos con respecto a los objetivos que lo convocan, que un congreso, por lo tanto, debía ser configurado en conjunto entre los actores participantes. De esta forma rebatimos al populismo y al reformismo, mientras el primero ofrecía consignas vacías, llamando a actividades mediatas y concretas (movimiento por el movimiento), el segundo se aprovechaba de esto y exigía “resultados concretos” de la movilización, dando paso al esquema de negociación que tanto caracteriza a las políticas conciliadoras.

Así que es ahora donde comienza a tejerse éste proyecto. Este proyecto de congreso que involucra desde ya un objetivo central y, que si no fuese por él no comenzaría esta discusión: “El acuerdo general y expreso del Consejo de presidentes, de la Asamblea General de Estudiantes, de las Asambleas y Centro de alumnos de las Facultades de la UFRO, de que la única forma de reformular la educación en Chile pasa por la Derogación de la ley LOCE, la cual sólo puede ser derogada por los medios que los mismos actores sociales desarrollen en su coordinación”.

Es aquí donde el congreso encuentra su habitad. Su génesis debe ser entendida como la deslegitimación de los métodos fácticos del derecho burgués para platear y reformular la educación. Pasa por un decantamiento de cada uno de los métodos ofrecidos por el conjunto del estado para intervenir el círculo vicioso de la reproducción de la sociedad de clases, identificando los procesos legales y políticos correspondientes, sin encontrar un espacio de poder para la población en su conjunto ¿Esto quiere decir, que quienes hoy toman el rumbo del congreso apelan directamente a un cuestionamiento al estado? Debemos responder rotundamente que no. El proceso y la maduración de las condiciones no ha encontrado a los estudiantes hoy cuestionamiento el carácter alienante del estado, que es la base lógica para genera una ofensiva contra él, y además, el sector organizado hoy tiene una composición que no se hace parte directa del movimiento obrero, sino que representa en su cuestionamiento sólo síntomas de aquel razonamiento básico del marxismo revolucionario. Por el momento sólo tenemos el concepto pequeñoburgués de calidad, que hoy trata de ser abordado por el consejo asesor, luego de ser asumido en Educación superior a través de la Acreditación con una legitimación del accionar estatal en función al mercado, pero obrando de una forma distinta, que hoy involucra su compromiso público con el mercado al “no poder” hacerse cargo de la educación y de su concepción como derecho.

Volvamos al congreso. El dar contenido y carne a este congreso pasa por la identificación principal, tanto de los actores llamados a dialogar sobre educación, como de las temáticas a abordar. Las expectativas que esta propuesta reúna un horario, fechas, etc. puede ir quedando descartada, ya que en esta primera etapa los objetivos a corto plazo son identificar ambos elementos (actores y temas), los cuales son los que realmente formarán la propuesta definitiva. Frente a esto último sólo podemos decir que la coordinación hoy es imperiosa, la premura del tiempo es la que lo exige, la situación que se pueda desarrollar alrededor del consejo asesor y la mesa secundaria, hace que nuestro trabajo sea rápidamente ejecutado, exigiendo responsabilidad y precisión en cada una de las acciones a tomar.

En esta dirección es que en lo que nos concierne, primero como estudiantes es tonificar nuestro movimiento a través de la ejecución de un congreso estudiantil, y del aseguramiento de los espacios al interior de la Universidad para la ejecución del congreso educacional regional. Esto puede ser aprovechado tácticamente, porque conocemos los intereses que rondan los sillones feudales del gobierno universitario, y la convocatoria de todos los vasallos del feudo regional no sería una mala idea (ni una mala propaganda) para posicionarse jerárquicamente con respecto a los demás feudos educacionales constituidos a lo largo del país, y para incentivar una campaña política en el momento de crisis.

Frente a los actores
¿Quiénes son estos actores? ¿Personajes ambiguos, mitológicos, o sujetos concretos y “reales”? Los personajes son concretos, y pese a todos los intentos de deslegitimar la existencia de sujetos políticos transformadores, de movimientos de masas, y del fin de la historia, encontramos sujetos concretos que están dispuestos a generar una discusión amplia con respecto a la discriminación, con respecto as u exclusión social, a su marginalidad y explotación, etc. Debemos estar conscientes que el escenario social donde actuamos corresponde a un escenario que presenta el mayor índice de marginalidad y ruralidad de Chile, en donde las condiciones sociales son ampliamente disímiles al resto de las realidades regional, y he aquí el fundamento del congreso regional, primero que el nacional.

Cuando nos referimos a los sujetos no sólo tratamos de desmitificar a estas ideologías que hoy mismo, en realidad chilena, ya no sólo latinoamericana, están siendo refutadas, sino que estamos tratando de clarificar que el concepto de actores hace referencia a un conjunto de individuos conscientes dotados de sentido práctico, sistema adquirido a partir de preferencias, de principios de visón y de división que se relaciona directamente con su posición en la estructura de la sociedad de clases, y, por ello mismo, con el rol que desempeñan al interior de la sociedad.

Identificar a cada uno de los actores presentes en la región es un trabajo bastante extenso, digno de una tesis sociológica o algo por el estilo, pero identificar los actores sociales que convocaríamos al congreso reduce el margen de selección. Ahora ¿Cuál será el criterio de selección? El único debe serlo, en primer lugar el objetivo central del congreso, la base de su génesis, o sea, la derogación de la ley LOCE. Pero debemos saber que éste congreso debe obtener resoluciones, y esto como medida de respuesta al gremialismo y su ambigüedad oscurantista en sus objetivos políticos, como al reformismo y sus mesas de negociación con la derecha y la concertación.

De esto se desprende que como el gremialismo y el reformismo han emprendido métodos que den como resultado una “reforma de la educación pública en Chile”, aceptando y acatando la LOCE de lleno, mientras que los estudiantes que optamos por la derogación de la ley como único método de cambio en la educación chilena impulsamos hoy el levantar una propuesta alternativa, un programa de la educación en Chile, que sea integrador y éste por el mejoramiento de la calidad, como por al reformulación completo del sistema de educación público. El resultado de esta lógica sumatoria sólo puede dar por resultado la generación de un proyecto de ley que sea impulsado por los mismos actores de la educación y los demás actores sociales.

En esta perspectiva, y debido a lo observado en las últimas movilizaciones, es que los llamados a sumarse a esta propuesta son:
¨ Asamblea de Secundarios Temuko.
¨ Estudiantes de la UFRO.
¨ Estudiantes de UCT.
¨ Colegio de Profesores.
¨ Asociación gremial de académicos.
¨ Asociación de Funcionarios Universitarios (UFRO-UCT)
¨ Consejo de Padres y Apoderados.
¨ Sindicatos de la Región.
¨ Asociaciones poblacionales.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlace inverso (trackback):

Crear un vínculo

<< Home